Solo en defensa del salmón


Por segunda ocasión, D. Pelayo Melón presta su atención a nuestra «Iniciativa Asturias Salmón Vivo». Nos alegramos de ello pues uno de nuestros objetivos es provocar el debate y el público contraste de opiniones sobre una materia hasta ahora reservada al ámbito de una pequeña parte de la Administración (los negociados de pesca fluvial) y una pequeña parte de los pescadores (algunos directivos de las asociaciones) de modo que bienvenido sea el público contraste de opiniones.

Nuestra propuesta está claramente expresada en el escrito dirigido a la Administración, a los pescadores y a la Sociedad Asturiana y que ha sido publicada en este diario: «…elevar al rango administrativo necesario el plan de recuperación del salmón en Asturias y dotarlo de los recursos que hagan posible las acciones comprometidas. Ampliar plantillas, contratar trabajo y conocimiento, de modo que en el plazo mas breve posible contemos con el diseño y el plan de ejecución de unas acciones globales que han de afectar a todos los aspectos que influyen en cada cuenca…» y «los pescadores, a la par, deberíamos aceptar no matar ni un solo salmón más en tanto no se revierta esta situación».

Los informes en que basamos nuestros argumentos no los tenemos en exclusiva ni vamos a buscarlos a oscuros archivos bloqueados para el público en general. Todos están disponibles en la red y/o en documentos publicados por los distintos países y organismos Internacionales. Lo que si hacemos es leerlos al completo, traducirlos correctamente y no ser torticeros en su utilización. Por ejemplo, el documento francés cuyo subrayado usted cita en sus dos artículos, se refiere (el subrayado) a los «castillons» y se subraya por ser un dato inesperado. Los «castillons» no son los salmones de primavera, como usted dice, son los añales y es un dato inesperado por ser contrapuesto al hecho mas general de la caída dramática de los salmones de primavera. Por ejemplo, en el Dee, que también usted cita, los «springers» que han sido su emblema, son ahora testimoniales. Viniendo de una media en los últimos diez años de 5.546, en la temporada pasada se han pescado 661.

Otra constante en sus escritos es la alusión a los ríos privados y a que esa sería nuestra ilusión. No nos ofenda, por favor. Los ríos y la pesca en España son un bien público y así debe seguir siendo y lo son porque nuestra legislación proviene del Derecho Romano y no de la llamada Common Law que informa el derecho anglosajón. En el Reino Unido, pero también en Islandia o Noruega la propiedad del derecho de pesca corresponde al propietario de las tierras colindantes con la ribera y pueden ejercerlo, regalarlo, alquilarlo o venderlo. No hay un oscuro lobby de ricos quitando de pescar a los pobres. No trate de distorsionar la realidad de nuestra sencilla y lógica iniciativa.

Por último, la captura y suelta no solo no está «prohibida» en ningún país con salmón atlántico si no que está o impuesta por ley o fuertemente recomendada en todos. Incluso en Islandia, en los no muchos ríos donde se permite matar los salmones, hay un cupo diario para cada pescador. Sr. Melón, nuestra postura está clara. Argumente sobre ella si lo considera oportuno pero no nos interprete ni nos traduzca a sus fantasías. O lo que sería mejor, defienda su postura. Un alegato suficientemente claro estaba publicado bastante antes de que apareciera «Asturias Salmón Vivo» en https://www.reeditor.com/pdf/21202/9/deportes/pesquen/disfruten/digan/verdad (hoy misteriosamente inaccesible). ¿Quiere usted matar salmones? Pues adelante, nosotros, por responsabilidad biológica, vamos a ver si podemos impedirlo o, al menos, limitarlo

Comentarios

Solo en defensa del salmón