¡Hey! ¿Qué fue de los programas políticos?

OPINIÓN

02 oct 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Recuerdo el primer eslógan de Podemos: «¿Cuándo fue la última vez que votase con ilusión». Hoy, en 2019, me parece que podríamos darle la vuelta: «¿Cuándo fue la última vez que hablaste de política a nivel programático?» Es decir, cuándo fue la última vez que no hablaste de lo bien que habla Errejón, cómo Pablo Iglesias se los comió a todos en el debate, de lo mucho mejor que es Barbón frente a Javier Fernández, de lo mal que te pareció lo del chalet, lo incompetente que es Echenique, lo mucho que mete la pata Carmen Calvo o lo guay que te parece que Berta Piñán sea conseyera de cultura... 

¿Cuándo fue la última vez que debatiste con tus colegas o familiares sobre una propuesta? ¿Era viable la renta básica? ¿Es factible reformar la financiación? ¿Trabajamos demasiadas horas? ¿Tiene sentido que haya gente haciendo horas extras y otros en el paro? ¿Cómo debemos solucionar las puertas giratorias? ¿Cuándo has oído a un diputado o diputada asturiano hablar sobre financiación autonómica de Asturies? ¿Cuándo hacerlo sobre la reforma federal que necesita Asturies? Está claro que recientemente no.

Parece que las personas de izquierdas tenemos tres opciones sobre la mesa para votar el próximo 10 de noviembre. Y sin embargo... ¿Sabemos algo del programa electoral de cada una de ellas? ¿Qué propuestas específicas tienen para Asturies? ¿Son propuestas reales? ¿Valen para algo? ¿Alguien -si las hay- las ha examinado y criticado? No, no ha pasado. La política se ha convertido, al menos en este país, en un enfrentamiento de popularidad (al que han contribuido las -ojo que va una opinión impopular- horribles, absurdas y americanas elecciones primarias). Una primaria tiene sentido cuando se están discutiendo dos programas... Y ni siquiera así lo tiene, porque un partido (y no ya un partido, sino la propia sociedad) debería de ser capaz de llegar a acuerdos, de integrar listas, de integrar propuestas... ¡De formar coaliciones!