El increíble político menguante


Albert Rivera viajó ayer a Guadalajara, no México. Tomó el aperitivo con un grupo de fieles, en plan moral para las tropas. Si esta imagen fuera de hace dos años no haría falta ni preguntar qué dice el líder de Ciudadanos. Es obvio que está trasladando a su auditorio la distancia que le separa de la Moncloa. Estamos a esto, chicas y chicos. Pero la foto es de ayer, y en el ínterin Rivera ha dicho muchas cosas. Casi todas, como pretendiendo confundir a su electorado. Misión cumplida. He aquí un político que no necesita que lo desmientan, ya se ocupa él de hacerlo. Hoy, el libro de instrucciones de su ideología ocupa más espacio que los Episodios nacionales de Pérez Galdós. Si con él se hiciera una película, sería un remake de El increíble hombre menguante. Con la inestimable ayuda de Pablo Iglesias, Albert Rivera está a esto, a la distancia que hay entre su dedo pulgar y su dedo índice, de devolver a España al bipartidismo.

Comentarios

El increíble político menguante