Trump traiciona a los kurdos


Cuando ningún ejército fue capaz de organizarse para hacer frente a la irrupción de Daesh en Irak y Siria, cuando, de hecho, el ejército iraquí huyó en desbandada de la provincia de Mosul dejando a millones de civiles abandonados y en Siria la miríada de grupos se enfrentaban unos contra otros, los kurdos dieron un paso adelante y frenaron el avance de los terroristas. Centímetro a centímetro y con una paupérrima ayuda internacional que se demoró meses en llegar, recuperaron todo el territorio conquistado por Daesh, apresaron a miles de terroristas y se hicieron cargo de sus familias. En Irak, los peshmerga acudieron al rescate de los yazidíes masacrados y abrieron sus fronteras a millones de refugiados a pesar de que ni el gobierno de Bagdad ni la comunidad internacional aportó dinero suficiente para atenderles. Las fuerzas kurdas integradas en las YPG sirias restablecieron la normalidad en una amplia franja de terreno al norte del país y hasta la frontera con Turquía. Una normalidad con gobiernos locales democráticos y una amplia participación femenina.

Ayer por la mañana Donald Trump decidió que no quería seguir financiando las tropas sobre el terreno que apoyaban a los kurdos. Con la excusa de que debían de dejar de ser partícipes en interminables guerras tribales, en contra del criterio de sus asesores e incluso de miembros del partido republicano, Trump ha abierto la puerta al turco Erdogan para que arrase una franja de 30 kilómetros de ancho por 500 de largo en su frontera con Siria y así, en teoría, «reubicar a millones de refugiados sirios». Erdogan debe estar frotándose las manos de satisfacción, de un plumazo tendrá carta blanca para matar a los kurdos, librarse de los refugiados y cambiar la distribución poblacional. Seguro que está muy preocupado por la «gran e inigualable sabiduría» tuiteada por Trump, amenazando con hundir la economía turca si ataca a los kurdos. Veremos qué opina cuando los terroristas sean liberados y reanuden los ataques.

Comentarios

Trump traiciona a los kurdos