Abascal en El Hormiguero

OPINIÓN

11 oct 2019 . Actualizado a las 17:52 h.

Nadie pudo divertirse viendo esa noche El Hormiguero, porque Pablo Motos desempolvó, alguna vez las ha tenido, sus dotes de periodista incisivo, cortante, un poco pesado y toca huevos. El de Requena parecía emular a Ana Pastor, sólo que en hombre, más bajito y pelirrojo. Por cierto, alguien le podría decir que a su edad llevar americana con la camisa por fuera es de impresentable.

Motos arrancó su programa anunciando que todos los candidatos a la presidencia del Gobierno acudirían a su programa, excepto Pedro Sánchez. Atizó al socialista y su jefe de prensa, afiló sus colmillos para la buena presa: Santiago Abascal, presidente de VOX y cabeza de lista por este partido a las elecciones generales. Recibió a Abascal sin su ya mítico «Hoy viene a divertirse a El Hormiguero...», aunque Pablo no estaba por la labor de que pasase un buen rato, y Santi no cambia el rictus de legionario en formación ni en pleno coito.

El de VOX, como esos famosos que van a hacer el ridículo al Club de la Comedia, intento ser gracioso soltando algunas bromas: que si lo del caballo, unas pastillas antiinflamatorias para los palos que le iban a dar a PM. Si no eres gracioso, pues no lo eres, pero no lo finjas, Abascal estaba más encorsetado buscando las risas que María Antonieta.