«Iván, yo soy tu padre»


He aquí a dos miembros distinguidos de la gran hidra —perdón, familia— española. Aitor Esteban a la izquierda, pero no, e Iván Espinosa de los Monteros, a la extrema derecha, pero sí. Hace nada en un debate —esta foto es del calentamiento— el uno negó la mano al otro. «Me llamó racista». ¡A él! Claro que nada dice la ley sobre estrechar manos a «fascistas», ergo Esteban no estaba legalmente obligado. Como tampoco lo está a ser hijo político de aquel Arzalluz, el de «unos agitan el árbol, nosotros recogemos las nueces». Pim-pam-pum. Ni está obligado a ver «normal» una entrevista a un tal Otegi en la tele pública. Esteban no oculta que algún día, quizá cuando el Gobierno de turno deje de pasarle la sabrosa paga con clembuterol, se preparará en Euskadi un 1-O. Es listo este peneuvista, por eso evita preguntarse de dónde sale Vox. Porque a lo mejor la respuesta la tiene él mismo, y es de película: «Sí, Iván, yo soy tu padre».

Comentarios

«Iván, yo soy tu padre»