El lunes ya será tarde


Redacción

Último día de campaña y el mensaje es claro: sí, otra vez a votar. Sí, no te quedes en casa. Sí, hay una ultraderecha que asusta, que crece, que irá el domingo y que de ser residual hace un año ahora puede colarse en la tercera posición. No te gustará ninguno, te parecerá que son iguales y que pierden el tiempo porque solo miran para sus intereses. Vale. No te voy a convencer de lo contrario aunque no comparta lo que dices. Solo quiero recordarte que quienes no quieres que lleguen a La Moncloa lo pueden hacer si tú no vas a votar. El lunes ya será tarde. 

En el único debate que se ha celebrado vimos muchas cosas. La primera, que la situación de bloqueo permanecerá si ni la izquierda ni la derecha llegan a 176 diputados. La segunda, que la desconfianza entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sigue y creo que solamente quedará solucionada si el PSOE consigue una cómoda mayoría, tal y como el CIS señalaba con 150 escaños. La tercera, que la ultraderecha sube y arrastra al PP y a Ciudadanos a unos mensajes que nos tienen que preocupar, porque la España que quieren es la misma de hace cuarenta años. Hay quien critica que a Abascal nadie le rebatiera y hay quien dice que lo mejor es ignorarlo. En cualquier caso Vox está a punto de alcanzar los mejores resultados que un partido de extrema derecha consigue desde el restablecimiento de la democracia. La cuarta, que Errejón no tiene pinta que vaya a ser para nada determinante. Y la quinta, que una alta abstención no será una lección para los políticos, sino una mala noticia para la democracia. 

Las ganas con las que he visto a Pablo Iglesias desprestigiar al PSOE más que a la derecha, la huida hacia delante de Albert Rivera (o «Adoquín Rivera», que diría Adrián Barbón) ante el previsible batacazo de Ciudadanos y la nula capacidad de Pablo Casado («Cascado», en palabras del Presidente del Gobierno del Principado) de reflotar al PP, que recuperará espacio (aunque espero que no supere el centenar de diputados ni vuelva a dominar el Senado) con respecto al resultado de abril, convierten a mi juicio a Pedro Sánchez como el único capaz a día de hoy de presidir el Gobierno de España. No nos podemos olvidar del «monotema» catalán, porque será muy interesante ver los resultados en las cuatro provincias, ni tampoco olvidar que en Euskadi y en Galicia tocarán comicios autonómicos. Se desconoce por ahora si Torra también las adelantará, pero a ver si de esta al menos a nivel estatal se pueda iniciar la legislatura y que dure cuatro años. 

De todas y todos depende. Yo sí iré a votar. Lo dicho, nada de excusas. Y para evitar los lamentos el lunes, ¡a las urnas!

Comentarios

El lunes ya será tarde