Güei, depués del 10 de payares, les Trece Roses más vives que nunca

Homenaje en el pozo Funeres (Laviana).Homenaje en el pozo Funeres (Laviana)
Homenaje en el pozo Funeres (Laviana)

Redacción

Va 80 años que’l réxime franquista afusiló a les Trece Roses acusándoles d'un delitu de “adhesión a la rebelión” cuatro meses depués d'acabar la Guerra Civil, por cuenta de la so defensa de la democracia y la llibertá, depués d'un inxustu, curtiu y sumarísimu conseyu de guerra. Va poco más d’un mes, Ortega Smith, secretariu xeneral de Vox, provocó un espolín mediáticu porque aseguró que les Trece Roses torturaben, violaben y asesinaben “abultadamente”.

Díxose de les sos declaraciones que yeren demagoxa panfletario, bilordios, barbaridaes… L’escritor del llibru Trece Rosas Rojas, Carlos Fonseca, caltién que ye “rigurosamente falso”, que nun apaeció nenguna referencia a qu’estes muyeres fixeren tortures nin violaciones; la so condena acoyóse a l’acusación xenérica de “adhesión a la rebelión”. Pa Laura Díez, presidenta de les Trece Roses, nin siquiera’l conseyu de guerra que les condenó foi tan duru. De toles maneres, foron víctimes inocentes del réxime y non verdugos, y el so afusilamientu vieno depués de pasar terribles interrogatorios.

Gracies a les eleiciones del 10P, Vox llogra ser la tercer fuerza política, polo que me paez que ye’l momentu d’alcordase d’estes muyeres, pa que’l so nome nun desapaeza de la historia nin tampoco nun se falsie. Ello ye que la metá yeren menores, obreres, siete modistes y una xastre y delles militantes de les Mocedaes Socialistes Unificaes (MSU). Namás una tuvo nel frente de guerra y les más trabayaron na retaguardia, dalgunes faciendo llabores n'hospitales. Cuando la guerra finó, dalgunes tamién echaron un gabitu a la xente que quedare atrapao en Madrid. Dexen que me centre en tres: l'asturiana Julia Conesa, de diecinueve años. Modista y militante de les MSU, que nuna carta dicía que la mataben inocente y que morría como muerre una inocente. Namás pidía que nun se borrare enxamás el so nome. Joaquina Blanca, de 29 años, tamién asturiana, de Trubia. Foi la más comprometida políticamente.  Blanca Brissac, la mayor de toes elles, pianista, de ventinueve años, católica y la única que tenía un fíu al que-y escribió una carta na que-y pidía que nun guardare rancor a los sos verdugos. Tamién dicía que diba morrer “Cola cabeza alta. Sólo por ser bona: sábeslo tu meyor que naide”.

Si Smith yá se negare a pidir perdón poles sos declaraciones cicateres enantes de les eleiciones, depués del 10P va tener entá menos disposición a ello; ye más, abúltame que cuando diz “a por ellos” tamién piensa en muyeres como les Trece Roses, anque cuido qu’enxamás va dicir “a por elles”, pues nun-y gusta facer a les muyeres protagonistes de rellatu nengún. De momentu, consuela con ofender gravemente la memoria y l’honor d’estes moces que trataron de camudar con determín una España negra, un color fúnebre col qu'otra vuelta Vox nagua por pintar el nuestru país. Hai otres once muyeres persiguíes pol réxime franquista, que tuvieron afacinaes na cárcel como munches inocentes recluses, y que’l réxime opresor aplastó cola so muerte. Texóse un plan de redaes, detenciones y execuciones. Cualesquiera podía ser enemigu, polo que se fomentaron los chivatazos, acabando colos derechos y les llibertaes a lo llargo de 40 años. Porque la so consigna yera tamién: “A por ellos”, y les Trece Roses y el restu de muyeres asesinaes, formaben parte d’esi “ellos”. 

Vox, un partíu ultra, xenófobu, homófobu y machista, dirixíu por un presidente, Abascal, que siempres vivió de la política ensin que se conociere’l supuestu trabayu que facía; un home que desendolcó la postrera campaña de les europees con perres d’Irán anque lo prohiba espresamente la Llei Ellectoral; un home que dirixe una formación política denunciada yá por corrupción, onde ex-militantes de la propia organización critiquen que camuflaron donaciones d’empresarios al traviés de testaferros. Pues esti home, avezáu a reescribir la historia con falsedaes y medies verdaes, corió na nueche del 10P el so gritu de guerra: “a por ellos”. Y nesi “ellos” tamos tamién nosotres, les muyeres. Y va tratar de dir contra les persones que revindicamos la llucha pola igualdá ente homes y muyeres. Necesitamos desmontar los sos datos falsos, denunciar les “fake news”, les medies verdaes, los mitos, falacies y fataes d’esti partíu heriede del franquismu.

Tenemos que superalos coles verdaes, con pluralidá y diversidá; en definitiva, marcándo-yos el pasu con argumentos. Tenemos que posar los güeyos en partíos de democracies consolidaes que, como Alemaña o Francia, refuguen cualesquier pautu colos populistes d'ultraderecha. Ye’l momentu de que’l PP y Cuidadanos dexen de blanquiar la estrema derecha y entamen a poner un cordón sanitariu pa evitar el peligrosu contaxu coles sos idees. Cola dimisión de Rivera compruébase cómo, una vegada que les idees populistes s’esparden ente l'electoráu, los votantes escueyen al partíu que los represente con mayor pureza. A partir del 10P, por democrática y pacífica convivencia, pola defensa de los valores democráticos, de tolerancia, d’igualdá; porque la verdá sobre les Trece Roses rescample, los homes y les muyeres que creyemos nuna España inclusiva y plural, tenemos qu'esixir que los partíos conservadores atopen les meyores fórmules pa poner cotu a les formaciones estremistes como Vox.

Comentarios

Güei, depués del 10 de payares, les Trece Roses más vives que nunca