«El vecino», tengo ganas de más

OPINIÓN

04/11/2019 Fotograma de la nueva serie de Netflix 'El vecino', estrenada en el FICX.
04/11/2019 Fotograma de la nueva serie de Netflix 'El vecino', estrenada en el FICX. FICX

17 nov 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Salí de ver los dos primeros capítulos de «El vecino» deseando que llegase ya el 31 de diciembre, fecha del lanzamiento global de la serie por Netflix, no para disfrutar de pantagruélicos manjares y emborracharme con la familia y amigos, sino para enchufarme en vena toda la temporada. Así, al completo, porque a los vicios uno debe entregarse con auténtica devoción.

«El vecino» es una serie de comedia española creada por Miguel Estaban y Raúl Navarro, los dos monstruos que con Ignatius nos hicieron disfrutar y reír como nunca con «El fin de la comedia». Miguel y Raúl tienen el listón muy alto, pero después de lo que he visto se mantienen a la altura, pudiendo, incluso, mejorarlo: debe juzgarse la totalidad, con la puntita sólo no vale. Dirigida por Nacho Vigalondo, determinante éste para que el estreno tuviese lugar en el Festival Internacional de Cine de Gijón/Xixón (FICX), festival con el que el director mantiene un próspero y fecundo idilio. A todo en lo que intervenga Vigalondo, en todo lo que ande metido, ya sea dirigir una película o un comentario en Twitter, hay que prestarle atención. Larga vida al FICX.

La comedia es una adaptación del cómic homónimo de Santiago García y Pepo Pérez. Recuerdo como el primer tomo de esta saga calló en mis manos, lo mangué en una casa a la que acudí para hacer unas copas. Lo peor, fue que luego se me acabó la noche, no es plan de salir con un tebeo y que encima te pillen con la prueba del crimen; lo mejor, el botín. Hay que volver a revitalizar la tradición de llevarse libros de casas ajenas. «Pagar es un vicio pequeño burgués, los míos nunca pagamos nada», me dijo el abuelo de un amigo, un señor de estos de alta alcurnia, muchas vidas, pelazo cano y bajas pasiones.