Descifrando a Greta, una líder inusual

Margarita Mayo TRIBUNA

OPINIÓN

PEDRO NUNES | Reuters

06 dic 2019 . Actualizado a las 12:17 h.

Greta Thunberg apareció en la portada de Time, que la nombró «líder de la próxima generación» por su activismo político contra el cambio climático. Muy pocos jóvenes a la edad de 16 años consiguen este reconocimiento por su liderazgo. Amnistía Internacional ha otorgado a Greta el premio anual de Embajador de Conciencia. Considerada como «un referente importantísimo para la sociedad», Greta llega a España a la cumbre del clima que reúne a líderes políticos, científicos y empresarios de todo el mundo con casi 25.000 asistentes. Sin embargo, su estilo inusual también ha generado una ola de críticas y ataques personales invocando problemas de salud mental. Trump bromeó sobre su cara de felicidad y la ex primera ministra Theresa May no veía con buenos ojos que Greta faltara a la escuela como protesta contra el cambio climático.

¿Cómo descifrar el estilo de liderazgo de Greta Thunberg? Su perfil psicológico como líder de la próxima generación es frecuentemente comentado. A los 11 años se deprimió y finalmente le diagnosticaron con síndrome de Asperger. Excéntricos socialmente, muchos niños y adolescentes con este perfil neurológico pueden sufrir depresión. El estigma social hace que el síndrome de Asperger sea un trastorno poco conocido, aunque se descubrió hace más de 50 años. El pediatra vienés Hans Asperger identificó a un grupo de niños con una capacidad intelectual superior a la normal, pero que mostraban dificultad para empatizar con los demás y hacer amigos. La lista de genios que han sido diagnosticados como Asperger o Aspies, como algunos les denominan en término coloquial, es larga incluyendo a Albert Einstein, Wittgenstein o Thomas Jefferson.

Con coraje, Greta ha transformado lo que algunos consideran una enfermedad en un superpoder para despertar a la humanidad del letargo contra el cambio climático. Y lo ha hecho siguiendo cuatro estrategias claves asociadas al síndrome de Asperger. Tener intereses muy específicos y dedicarles mucha energía hace que sean realmente excepcionales en aquello que les interesa. Desde que tenía 11 años Greta mostró interés por el cambio climático. En 2018, con 15 años, comenzó un movimiento de huelga estudiantil no asistiendo a la escuela los viernes como protesta contra el cambio climático frente al Parlamento sueco en Estocolmo. Un año después, casi un millón de estudiantes participa en protestas climáticas similares. Este contagio social es una de las claves de su éxito como líder.