El borrón de Echenique o como blanquear la huella digital


La huella digital se puede y se debe blanquear. Muchos lo hacen discretamente. Otros optan por maniobras más agresivas, que causan escandalera, como Echenique. El alto cargo de Podemos, que suena en algunas quinielas como ministro de un hipotético Gobierno de coalición, adoptó una medida drástica: borrar todos los tuits publicados antes del 10N, casi 9.000.

El monumental borrón y cuenta nueva parece destinado a erradicar viejas polémicas y posicionamientos políticos que pudieran comprometerlo en el futuro. Se ha cargado muchos mensajes de línea dura y tono poco institucional. Y también otros con carga paródica, como aquel en el que comparaba a Pedro Sánchez con un kamikaze, o irónica, como sus respuestas al célebre meme en el que Pablo Iglesias, transmutado en Heidi, lo despeñaba.

En el pasado muchos personajes públicos han borrado mensajes para evitar daños futuros. Otros, más descuidados, tuvieron que conjugar en primera persona el verbo dimitir al ser invocados demonios de su pasado. No parece que el aragonés, protagonista por méritos propios de mil y una polémicas bien documentadas, tenga mucho que temer a estas alturas, pero siempre hay que tener en cuenta el famoso dicho latino, «Excusatio non petita, accusatio manifesta», y desconfiar.

Comentarios

El borrón de Echenique o como blanquear la huella digital