La investidura en «Cachitos»


Música de tambores de guerra sirve de banda sonora en las redes y en los programas de política-espectáculo al esprint final para la investidura de Sánchez. Para unos, se avecina el apocalipsis. Para otros, una era de justicia social y prosperidad. Pero la mayoría evita mojarse. ¿Por qué? Porque hemos aprendido -por dolorosa experiencia- que hay pocas expresiones más certeras que la que da título a la shakesperiana Mucho ruido y pocas nueces.

Lo que se está conformando en España es un Ejecutivo débil, con fecha de caducidad, y parido con un doble pecado original: el primero, el de portar el virus del bigobierno que lastró al bipartito de Touriño y Quintana; el segundo, el de ser minoritario y necesitar de la muleta del atrabiliario y fabulador independentismo catalán.

Ante este panorama, y viendo que las posibles alternativas de futuro, el PP y Vox, gustan del trumpismo más burdo (Díaz Ayuso hablando sobre la contaminación y los tuits golpistas de diputados de Abascal), hay que prepararse para lo peor. Y coincidir con el escritor Jonathan Coe en que «la indignación tiene una capacidad de seducción muy alta estos días». Y reclamar que la retransmisión en directo de la investidura la subtitulen esos formidables maestros de la ironía que cada cambio de año triunfan con Cachitos en TVE.

Comentarios

La investidura en «Cachitos»