El día en el que Gabriel Rufián salvó a España


Gracias a «la valentía de Gabriel Rufián» mañana habrá Gobierno de España. Lo dejó dicho Adriana Lastra en su discurso, arrebato o traca final, mientras Inés Arrimadas seguía en el velatorio de Albert Rivera, ella y Pablo Casado verán lo que se hacen. Lo natural sería tropezarse al malote metido a yerno perfecto arrancando un adoquín en la Diagonal o de calçots por Gràcia. Pero no, el nuevo Iniesta de la cosa pública se repantiga en el escaño como si estuviera predestinado a ello, saboreando el elogio socialista, cuando otro malote, de nombre Santiago Abascal, se acerca a sus dominios. A Gabriel Salvador Rufián solo le faltan las volutas de humo saliendo de su mano izquierda para que el plano sea perfecto. La presencia furtiva del líder de Vox pone la guinda. He aquí la Casablanca española. Sí, esta legislatura puede ser el comienzo de una gran bacanal.

Sánchez espanta el miedo a un «tamayazo» y despeja las dudas sobre si será presidente: «¡Claro, hombre!»

Fran Balado

El candidato socialista está convencido de que el día 7 será investido presidente del Gobierno y así lo ha asegurado a los periodistas con un «¡claro, hombre!» cuando le han planteado si conseguirá ese objetivo el martes

Sánchez tendrá que esperar hasta el martes para ser investido. El candidato socialista fracasó este domingo en la primera votación al quedarse a 10 votos de los 176 que se requieren para lograr la confianza de la Cámara por la vía rápida.

Logró aunar 166 apoyos, uno menos de los previstos debido a la baja por enfermedad de una diputada de los comunes. Ante lo ajustado de la votación, garantizó su presencia en el hemiciclo para el martes, cuando se reanudará el debate con la segunda vuelta, en donde baja el listón y al candidato le basta con la mayoría simple; es decir, más síes que noes.

Seguir leyendo

Comentarios

El día en el que Gabriel Rufián salvó a España