Destinos

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer i Balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

OPINIÓN

26 ene 2020 . Actualizado a las 10:14 h.

La vida es un azar pero -aún teniendo en cuenta el atenuante judeocristiano del libre albedrío que nos da cierta capacidad de maniobra- los seres humanos siempre hemos creído en una fuerza superior que traza nuestra vida y llamamos Destino.

Siempre ha habido augures que dan cuenta de él pero es inútil, no porque el destino sea una quimera, sino porque el destino es una sucesión de acontecimientos tan inabarcables en número y combinación que el entendimiento humano solo puede simbolizarlos bajo ese concepto.

Tengo un amigo octogenario y bonachón que fue víctima de los atentados de Cambrils, a quién su habitual paseo nocturno por la playa le llevó a toparse ese día con la cimitarra sarracena del último terrorista abatido. Le costó la nariz y un hematoma subdural que aún le sigue dando guerra. ¿Qué explicación se puede dar a esto más que el destino?