Nadal vs. fútbol

OPINIÓN

08 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Y, es que todo país tiene. España, el suyo. El nuestro: lo sabemos todo, lo arreglamos con cuatro palabras y, si es en un bar a la sombra de un vaso de vino o al culín  de un vaso de sidra escanciado, Mucho mejor. 

Así somos y no nos va a cambiar nadie por mucho que la palabra de moda, la globalización, haya traspasado nuestras fronteras. El individualismo tan arraigado en la piel de toro hará frente a esa imperiosa palabrota.

Dentro de este campo magnético del individualismo urge en este siglo XXI, una figura señera muy personal, pero nada de individualista. Destaca, precisamente, en lo individual pero su mensaje de esfuerzo de ofrecer sus triunfos a todos de hacer comunidad y patria, no tiene parangón. Nadal, está en un peldaño tan alto de ejemplo por erradicar ese vicio nacional que bien merecía un recuerdo especial en estos momentos de tanto egoísmo y odio como estamos vertiendo en las redes y en los encuentros desde la distancia.