La chaqueta verde de Isabel Díaz Ayuso


Las casualidades no existen. A Isabel Díaz Ayuso la hemos visto mucho en el apartamento de un hotel. Hasta que el asunto se puso feo. Ayer, posó en la Real Casa de Correos. La hemos visto vestir de blanco y de amarillo. Hasta que se disparó la escalada de tensión entre Vox y Ciudadanos. Ayer, escogió una chaqueta verde Abascal. Un escenario, un gesto, el color de una chaqueta, valen más que mil palabras. Nada es casual, porque no hay político que pague mal a sus asesores. Quién sabe qué trama ahora Díaz Ayuso. En esta mirada puede haber tanto un farol como un as en la manga. O algo más mundano: simplemente sueño. Esta mujer es capaz de montar un 1-O en la Castellana con el mismo argumento con el que justificó un confinamiento infantil a base de pizza: ¿Un Madrid independiente? «Juraría que a los niños les encanta». Sí, reúne todas las condiciones para, el día menos pensado, acabar siendo ministra.

Comentarios

La chaqueta verde de Isabel Díaz Ayuso