La tercera ola de la crispación: de Colón a Núñez de Balboa

Eduardo Bayón
Eduardo Bayón REDACCIÓN

OPINIÓN

PILAR CANICOBA

20 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El objetivo es claro: derrocar al Gobierno por cualquier medio en plena crisis sanitaria por la pandemia global del coronavirus. Para ello, una estrategia previamente establecida que se viene gestando desde hace meses y que pasa por continuar sembrando un clima político de crispación que busca impugnar la legitimidad de las instituciones democráticas.

Como señalaron en su momento Balaguer y Sanz (2009) en España se dieron hasta ahora dos olas de la crispación —concepto que sirvió para describir el ambiente de elevada tensión y conflictividad que caracterizó la competición entre PP y PSOE cuando los socialistas se encontraban en el Gobierno—.

Durante la denominada primera ola (1993-1996), las disputas giraron en torno a la corrupción política o el caso GAL con los que los populares desgastaron al ejecutivo de Felipe González tras el infructuoso intento de ganar las elecciones generales de 1993.