Partidos de hierro con los pies de barro

Gaspar Llamazares
Gaspar Llamazares REDACCIÓN

OPINIÓN

Imagen del Congreso de los Diputados
Imagen del Congreso de los Diputados Marta Fernández - Europa Press

02 jul 2020 . Actualizado a las 10:29 h.

«Una gigantesca estatua hecha por diversos elementos: la cabeza era de oro, el torso de plata, las caderas de bronce, las piernas de hierro y los pies eran de barro cocido. Una piedra cayó rodando hacia la escultura, chocando contra los pies y haciéndola desmoronarse». El sueño de Nabucodonosor.

La crisis de la forma partido es tan vieja como la democracia. Una crisis casi crónica que ha sufrido reagudizaciones con diversos motivos, bien sea por los cambios en la democracia, por los avances tecnológicos, por el malestar provocado por las recesiones económicas o por las propias crisis de credibilidad de la política.

En este tiempo de pandemia, mientras con el confinamiento ha incrementado el aprecio a colectivos sanitarios y laborales imprescindibles, sin embargo, ha continuado el deterioro de la imagen pública de la política, los partidos y por extensión las instituciones democráticas. Una pérdida de credibilidad que no nos podemos permitir.