La Casa Real y la Casa del Rey


E l lío que se ha venido gestando a lo largo de los últimos años y que ha culminado -por ahora- con la salida de España de Juan Carlos I llega incluso a la terminología que se emplea para hablar del asunto. Una muestra, extraída de una información periodística: «Después de dejar el trono, Juan Carlos de Borbón siguió, por decisión de Felipe VI, formando parte de la reducida Casa del Rey, al igual que doña Sofía». Casa del Rey, Casa Real, casa de Borbón, familia real y familia del rey son expresiones denominativas afectadas por la confusión.

El término más fácil de definir es Casa del Rey. El Real Decreto 434/1988 establece que «es un Organismo que, bajo la dependencia directa de Su Majestad, tiene como misión servirle de apoyo en cuantas actividades se deriven del ejercicio de sus funciones como Jefe de Estado». Está integrada por la Jefatura, la Secretaría General y el Cuarto Militar. No forma parte de la Administración Pública. El jefe de la Casa del Rey es Jaime Alfonsín Alfonso.

A su vez, Felipe VI es el jefe de la Casa Real. El diccionario de la Academia define casa real como ‘palacio' (casa de los reyes) y como ‘personas reales y conjunto de sus familias'. En un sentido amplio, puede interpretarse que son los Borbones, la casa de Borbón, la dinastía reinante en España. Sin embargo, cuando se habla de decisiones y opiniones de la Casa Real se está aludiendo casi siempre a su jefe, Felipe VI, que es quien las adopta. «Pedro Sánchez respalda la decisión de la Casa Real de alejar al rey Juan Carlos I», titula un periódico. Es evidente que ese alejamiento es una decisión del rey, no de la familia ni mucho menos de la ya mencionada Casa del Rey. En ese título podrían cambiarse Pedro Sánchez por la Moncloa y Casa Real por la Zarzuela, usando el mismo recurso que se emplea cuando se atribuyen las decisiones del presidente de Estados Unidos a la Casa Blanca.

En cuanto a la familia real, actualmente está formada por los reyes, sus hijas y los padres del rey. Las hermanas del monarca se han quedado fuera por las trastadas de Urdangarin -obsérvese que, en las familias, un alto porcentaje de los males son ocasionados por cuñados-. Las infantas Elena y Cristina ya no forman parte de la familia real, pero sí son integrantes de la familia del rey. Y es que con las cosas de palacio hay que hilar muy fino.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La Casa Real y la Casa del Rey