«Big bang» y covid


El big bang es el origen del universo. Es el momento en que comienza su expansión. Al principio, polvo y gas. Luego, estrellas, planetas y galaxias. En el inicio, solo elementos gaseosos. Después, en el horno de las estrellas se cocinan el resto de los elementos químicos; el oro surgió de la colisión de neutrones estelares. 

SARS-CoV-2 tuvo su big bang en Wuhan (China) y, a partir de ahí, comenzó su particular expansión que alcanza en la actualidad a prácticamente todos los países del mundo.

Si te contagias adquieres la enfermedad covid-19. Lanzas al aire gotitas de saliva, a través de tos y estornudos, en las que el coronavirus surfea a las mil maravillas y, si encuentra una mucosa y se cuela por ella, ya puede iniciar su expansión a través de las células del nuevo huésped.

Cada persona que se infecta se convierte en un pequeño big bang de expansión del covid-19. Para evitar esa expansión, nuestra principal herramienta es la mascarilla. Las gotas de saliva no traspasan su estructura si ha sido fabricada siguiendo las normativas. Con las mascarillas puestas, todos y cada uno de nosotros estamos contribuyendo a controlar la expansión del coronavirus. Así que, usemos las mascarillas. Seamos solidarios. Cuidemos también a los demás.

Los cosmólogos dicen que el universo está en expansión acelerada y que continuará expandiéndose indefinidamente.

La expansión del universo no se puede evitar, la del SARS-CoV-2 sí se puede. Colabore.

Comentarios

«Big bang» y covid