La inmunidad de rebaño y la desbandada

Gaspar Llamazares
Gaspar Llamazares REDACCIÓN

OPINIÓN

02 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

No es verdad que seamos los peores

«En el fondo, continúa el pulso entre la aceptación y la negación de la situación de pandemia, que luego ha dado lugar a la dialéctica más elaborada entre la estrategia de salud pública de contención y mitigación de la transmisión del virus y la economicista de «dejar hacer» a la inmunidad de rebaño».

Está de moda preguntarse por qué nuestras cifras de incidencia acumulada de la covid19 son de nuevo de las más altas en el contexto europeo. Una nueva oportunidad para culparnos y fustigarnos.

Para unos se trata solamente de munición contra la gestión del gobierno, al que desautorizan de nefasto por una gestión que califican como la peor del mundo. Así lo han venido haciendo desde el inicio de la pandemia e incluso antes, desde la moción de censura, desde las últimas elecciones y con la conformación del gobierno de izquierdas. La política de deslegitimación y desestabilización, que a pesar de los últimos gestos de moderación, todavía continúa.