Como país tenemos un reto importantísimo. Debemos lograr que la presencialidad esté garantizada para que la vuelta al cole sea un éxito. Sé que no es fácil, sé que por muchos protocolos y planes de contingencia que se hagan habrá que ver la situación epidemiológica día a día para tomar decisiones, pero nos toca vivir con el coronavirus y que haya que tenerle respeto no significa tenerle miedo.

Hay muchos deseos que han quedado lejos ya. Recordemos que mientras en las ventanas y en los balcones se aplaudían a los héroes que trabajaban en los hospitales se empezó a hablar de que se necesitaban unos ‘Pactos de La Moncloa’ para asumir las consecuencias sociales y económicas de la crisis sanitaria. Habrá quien le eche la culpa a todos los partidos, pero yo veo claramente a uno sobresale por encima del resto. El PP no ha variado su discurso pese a cesar a Cayetana Álvarez de Toledo y el posicionamiento de Pablo Casado sigue intacto con su bloqueo a cualquier acuerdo para renovar organismos tan importantes como el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, el consejo de RTVE o el Defensor del Pueblo (‘constitucionalistas’ que bloquean desde hace dos años la renovación de órganos constitucionales. Está pasando). No corren mejor pinta los presupuestos para 2021, donde para empezar el Gobierno no tiene por ahora dentro de su seno un borrador pactado, y formaciones como Ciudadanos y Esquerra avisan que no votarían hoy por hoy a favor (en el primer caso por el veto a Unidas Podemos y en el segundo por la, parece ser, cercanía de las elecciones catalanas). ¿Responsabilidad? Me parece que ninguna, la verdad. A todo esto se une a la presión que tienen las comunidades autónomas con la vuelta de los niños a las aulas y con el incremento de contagios y de hospitalizaciones En el ámbito municipal el ambiente está dividido en la FEMP por el uso de los remanentes de los consistorios por parte del Estado. Con este panorama, arranca un curso político en la que se siguen suspendiendo los eventos con grandes aglomeraciones (el martes que viene no podremos festejar como se merece el día de nuestra comunidad autónoma) y donde los hosteleros del ocio nocturno se sienten los grandes perjudicados al no poder abrir sus locales.

Ojalá estuviéramos hablando de lo que muchos pedíamos: consensos, pactos por la reconstrucción social y económica que quedasen plasmados en los presupuestos de las diferentes administraciones y colaboración máxima para salir todos juntos. La realidad es otra. Vox aprovechará su previsible fracaso de la moción de censura contra Pedro Sánchez como una oportunidad para relanzar su discurso (a Pablo Casado le da pavor que Abascal le siga comiendo terreno). En ese sentido Ciudadanos parece estar hoy más cómodo una vez que entendieron que fotos como la de Colón o los acuerdos por debajo de la mesa en la Comunidad de Madrid y en Andalucía con la ultraderecha no es hacer política de centro. No obstante, al partido naranja le sigue creciendo los enanos dentro de casa, como hemos podido ver en Cataluña con Lorena Roldán o aquí en Asturias/Asturies con Laura Pérez Macho. Arrimadas se juega reflotar un partido en una situación muy complicada, y reconozco que el tacticismo para el porvenir al que nos enfrentamos es difícil de medir, pero quedarse quieto puede conllevar que acaben por tener el mismo final que UPyD.

Lo único bueno que nos ha dado los pocos días que llevamos de septiembre es la sentencia que obliga a los okupas (que tanto le preocupa a la derecha) de la familia del dictador Franco a salir del Pazo de Meirás porque es patrimonio de todos, del Estado español. Decía uno de los memes que circulaban por redes sociales que algo más debe saber El Corte Inglés que no ha anunciado apenas la (re)vuelta al cole. Lo que ha pasado realmente es que utilizaron una imagen muy desafortunada que muchas personas interpretaron como una alegoría al suicidio infantil y adolescente y al retirarla se quedaron sin alternativa. Vaya año 2020, cuya noticia del año (según algunos periodistas deportivos) es la revuelta (sin paréntesis esta vez) de Messi.

Comentarios

(Re)vuelta al cole