La culpa es de Adolfo Suárez

OPINIÓN

16 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Es el responsable de la propagación del virus por toda España desde Madrid. Es el que, mientras Pedro Sánchez mira para otro lado, ha traído agentes chinos del 5G para difundir el coronavirus por Europa con el fin de tener un pretexto para inocularnos una vacuna que contiene microchips con los que controlarán no ya nuestras vidas —eso ya lo hacen a través de TikTok— sino nuestros cuerpos: podrán provocarnos un infarto con solo apretar un botón en Pekín, por ejemplo.

Menos mal que el líder del mundo libre impulsa una nueva cruzada contra el infiel al desbocado capitalismo terminal y va a vender a sus «socios» una vacuna que neutralice el 5G y deje abierta una puerta trasera a la tecnología norteamericana de control neural. Eso sí, después de haber acaparado suficientes dosis para «America First» —aunque la enfermedad no sea para tanto, si es que no es falsa— y disparar en Bolsa los valores de las farmacéuticas amigas. Luego ya, si sobran, para los demás por orden de sumisión a sus intereses.

De verdad que no nos hacemos idea de las operaciones encubiertas que se libran en el tablero geopolítico para hacerse con la hegemonía mundial; como tampoco sabíamos que tuviéramos alrededor tanto vecino experto en bioquímica, nanobots y control social. Un colectivo creciente que nos descubrió que el SIDA fue creado en laboratorios militares estadounidenses para exterminar a los homosexuales, o que las estelas celestiales de los aviones contienen sustancias con las que se puede controlar el clima a voluntad.