Madrid no es una España

J. Hellín. POOL

Isabel Díaz Ayuso está llevando demasiado lejos su idea de que «Madrid es una España dentro de España». Se lo dijo al presidente Sánchez que, incapaz de reaccionar, asumió lo dicho para divertimento de quienes ven en el planteamiento de la presidenta, con gran dosis de humor, la primera advertencia de una futura secesión.

Porque Madrid no es una España. Es una comunidad autónoma, con gran peso económico, empresarial e institucional, en la que hemos situado la capital del Estado. Nada más que eso. Pero Díaz Ayuso está dispuesta a llevar su idea hasta el final porque a día de hoy no solo los madrileños, sino el resto de españoles dependemos de sus irritaciones, torpezas e incapacidad. No es descabellado pensar que la situación madrileña de la pandemia se expanda a todo el Estado. Porque sí tiene una profunda ligazón con el resto del país.

Madrid es una «bomba vírica», con zonas sin restricciones que baten récords europeos y resulta inaplazable confinar sus grandes núcleos urbanos e ir pensando en cerrar la comunidad. Eso dicen los expertos que algo saben del asunto. Pero Díaz Ayuso no los escucha porque tiene una hoja de ruta que inició exigiendo libertad de decisión; continuó con la batalla para saltarse fases y acabar con el confinamiento y sigue hoy haciendo lo que le dictan su pensamiento y sus superiores políticos. Pablo Casado unió su suerte a la de ella y no es cuestión de ceder ahora. Por mucho que el panorama sea terrorífico. Así que esa hoja de ruta no pasa por rectificar ni por darle munición al adversario.

Claro que más que la actitud de Díaz Ayuso, cuyo talento ya conocemos, sorprende la tolerancia y pasividad con la que el Gobierno contempla la situación. La descoordinación, a la que se apeló en la primera ola por el efecto sorpresa, resulta hoy insoportable. Tanto como su falta de autoridad.

Las decisiones de Isabel Ayuso repercutirán en nuestras vidas, seguro. Y eso no lo podemos tolerar. Porque ella gobierna Madrid, que para eso la eligieron. Pero no tiene capacidad de decisión sobre el resto del territorio. Alguien le tiene que decir que Madrid, donde el 86% de trabajadores confinados salen cada día a zonas libres, no es una España. Que solo forma parte de España. Lo mismo que Murcia.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Madrid no es una España