Trump con 20 años menos


Escuchando a Donald Trump se puede caer en la tentación de reconciliarse con la clase política española. Hay quien pensará que, al fin y al cabo, andan peores campando por el mundo adelante, y encima mandan más y tienen a mano un botón nuclear. Trump, que en esta imagen presuntamente testosterónica parece estar jugando al piedra, papel, tijera o descubriendo una vocación tardía —la del mimo que golpea con los nudillos una puerta imaginaria— ha dicho que no hay que tener miedo al covid, que él no lo tiene. En ello coincide con 210.000 compatriotas yanquis, que ni tienen miedo al covid, ni a quedarse sin trabajo, ni sin casa. Claro que estos, sencillamente, han dejado de respirar por culpa del virus, mientras Trump, según sus propias palabras, se encuentra mejor que hace 20 años. Buf. Las crónicas sobre la vuelta de potus a la Casa Blanca precisaban que aún no está fuera de peligro. Quizá hubiese sido más correcto decir que, con su regreso, ya nadie está fuera de peligro.

Comentarios

Trump con 20 años menos