Trump no será presidente, ¿o sí?

Jorge Quindimil LÍNEA ABIERTA

OPINIÓN

CARLOS BARRIA | Reuters

31 oct 2020 . Actualizado a las 11:12 h.

A unos días de las elecciones del 3 de noviembre es imposible afirmar quién será el próximo presidente de Estados Unidos. No es fácil encontrar elementos objetivos que permitan afirmar que lo será Trump, pero tampoco es fácil encontrar avezados analistas que se atrevan a apostar por Biden.

Todas las encuestas sitúan a Biden con una holgada ventaja en voto popular sobre Trump desde hace meses y no parece que nada pueda revertir ya esa tendencia. Sin embargo, lo importante no es conseguir más votos en todo el país, sino conseguir más representantes en el Colegio Electoral -que se lo digan a Hillary Clinton, que perdió las elecciones habiendo conseguido casi tres millones de votos más que Trump-. Aquí es donde todas las encuestas se pueden venir abajo -como en el 2016-, porque la diferencia entre Trump y Biden es muy ajustada en varios estados clave, como Florida (29), Pensilvania (20), Míchigan (16), Carolina del Norte (15), Arizona (11) o Wisconsin (10). Solo estos seis estados suponen 101 electores de los 270 necesarios para ser presidente. Las encuestas le dan a Biden una ventaja similar a la que tenía Hillary Clinton en el 2016, y finalmente los acabó perdiendo todos.

Ahora bien, estados como Pensilvania, Wisconsin, Míchigan, Nebraska (5), Georgia (16), Iowa (6) o Texas (38) muestran tendencias de apoyo creciente a Biden con las que no contaba Hillary, y suponen 111 electores. Los demócratas aprendieron la lección y no se fían de las encuestas. La jefa de campaña, Jennifer O´Malley, afirmó que debían trabajar como si fueran perdiendo. El propio Obama recordó que las encuestas no les sirvieron para nada en el 2016.