El peligro del malo será


En la modelización matemática de la expansión del covid-19 se suele usar el número promedio de contagios por infectado. Es el que refleja la progresión geométrica que hace subir exponencialmente las curvas; pero cinco puede ser tanto el promedio de cuatro y seis, como el de cero y diez. Los investigadores tenemos claro que esas diferencias cobran una relevancia determinante en el proceso. Hay algunas personas que son responsables, ellas solas, de decenas de contagios, o incluso de más de un centenar. Les cuento esto porque, aunque vemos que la mayoría de la gente tiene un comportamiento ejemplar casi siempre, la pandemia nos sigue devorando. ¿Cuánta mayoría hace falta para controlarla? Más de la que creemos. Fíjense: alrededor del 70 % de las personas infectadas actúan responsablemente (aunque no sepan que están contagiadas) y no le transmiten la enfermedad a nadie. Pero eso se estropea por culpa de un 10 % de los infectados que, según se está midiendo, son los responsables del 80 % de los contagios. El covid es el ejemplo de cómo la irresponsabilidad de unos pocos puede dañar a la totalidad. La cuenta se podría trasladar al plano individual: ¿uno cumple si es responsable el 90 % del tiempo? No, porque con el 10 % restante podría estropearlo todo. Tenga esto muy presente en sus relaciones sociales y en sus reuniones familiares: ese poco, ese «malo será», puede causar un daño desproporcionado.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El peligro del malo será