Confiado en la victoria final


El 17 de diciembre de 2014 se producía una noticia alentadora y largamente esperada. Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el inicio de un proceso de normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Un acuerdo en el que tuvieron mucho que ver el papa Francisco y el Gobierno de Canadá. En agosto de 2015 Estados Unidos reabría su embajada en la isla y en marzo de 2016 Obama visitó Cuba. Hechos históricos todos ellos.

En la Perla del Caribe se respiraba en ese momento un ambiente de enorme ilusión y alegría, como pude comprobar personalmente, dada mi estrecha colaboración con varias entidades eclesiales cubanas. «Liquidaré el acuerdo», dijo Trump. Dicho y hecho. Y es que Obama y Castro habían recorrido un camino que, por los más diversos motivos, muchos no deseaban que transitaran, que muchos luchaban desde su inicio por entorpecer o finiquitar. Me refiero a odios y resentimientos enquistados, a prebendas amenazadas, a fundamentalismos políticos, todo ello dentro y fuera de la isla; me refiero a los atrincherados, cavernícolas y vociferantes de siempre.

Confío en que la llegada del tándem Biden-Harris a la Casa Blanca suponga retomar el camino en donde quedó interrumpido. La causa de la paz, de la libertad y de la dignidad humana triunfará en Cuba solo tejiendo una urdimbre afectiva, una cultura del encuentro, un desarrollo humano integral. «Con todos y para el bien de todos», dejó dicho hace muchos años José Martí.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Confiado en la victoria final