Las violencias machistas que no ves son violencia porque dañan

OPINIÓN

Un grupo de mujeres se concentraron en la Plaza de la Escandalera con motivo del 25-N
Un grupo de mujeres se concentraron en la Plaza de la Escandalera con motivo del 25-N jl cereijido | EFE

25 nov 2020 . Actualizado a las 15:10 h.

A nuestro alrededor suceden cosas que no siempre vemos, aunque ocurran delante de nuestros ojos. La cosa es que el día que pasamos a percibirlas, ya nunca más nos pasan inadvertidas. Las violencias machistas, en sus distintas manifestaciones, han estado presentes en conversaciones, en actitudes, en gestos sin que pasara nada. No hablo, claro, aunque podría, de las agresiones físicas, sino de aquella violencia que es verbal, que es simbólica, que hace daño y mella y cuya mayor perversión es que se diera por natural, por inocua, por chiste o por cuestión puntual.

Recrea la campaña del Ministerio de Igualdad una escena que nos caló cuando la conocimos: «cuídala (refiriéndose a una tableta digital que los padres dan a su hija para que estudie) vale más que tu madre». Esta broma no lo es cuando en el año han sido asesinadas a manos de sus parejas o exparejas cuarenta mujeres. Esta broma no lo es cuando desde el 1 de enero del año 2003 contamos 1074 mujeres asesinadas. Y esto sólo si nos referimos a lo que a día de hoy recoge la ley 1/2004: los asesinatos en el ámbito de pareja o expareja. Es decir, ahí no estarían ni Laura Luelmo ni Diana Quer, por poner dos ejemplos.

Sin embargo, como sociedad sabemos que ellas fueron víctimas de la violencia machista. Y como sociedad sabemos que los asesinatos son la punta del iceberg de las manifestaciones de violencia contra las mujeres. Sabemos que es necesario ir a la raíz del problema, a la causa, y que esta es el machismo, es un sistema patriarcal, que oprimer a las mujeres por el hecho de serlo, que las acalla, invisibiliza, agrede, viola, ignora.