Venía avisándose dende va tiempu del riesgu que supón qu’un líder como Donald Trump llegare a la presidencia de Los Estaos Xuníos, asina qu’agora nun pue sorprendenos que dalguién de la pasta autoritario de los dictadores, que nun respeta les instituciones democrátiques, en perdiendo la batalla llegal depués de que terminare’l recuentu en tolos estaos, recurriere al engañu p’aguiyar a los sos simpatizantes con mentiras tosques: «Biden ye un presidente illexítimu» que quier robar a los grandes patriotes una sagrada amplia victoria electoral. Como si d’una republica bananera se tratare, el presidente del país cola democracia más antigua del mundu actual, cuasi dos sieglos y mediu, ye l’afalador del asaltu violentu, cuatro persones morrieron ayeri a les puertes del Capitoliu, col oxetivu de siguir nel poder. El políticu demócrata Biden alvierte que nun tamos delantre d’una simple engarrada, sinon d’una «insurreción, d’un ataque sediciosu a la democracia».

Dende llueu nun podemos acusar a Trump de que nun alvirtiere de les sos intenciones. Dexó bien claro qu’enxamás aceptaría la derrota si trunfaba la so oponente demócrata Hillary Clinton y volvió a repetilo nestos díes cola victoria de Joe Biden. El xefe de la so estratexa a lo llargo de los sos primeros siete años, Steve Bannon, dixo que la llexislatura diba ser «una movida que te cagas» y, ensin dulda, ayeri muncha xente tuvo escagalurciada de mieu énte la deriva de los asocedíos. Ello ye qu’había demasiaes persones, dalgunes con munchu poder del mundu empresarial y políticu, dispuestes a rir les «gracies» d’un antidemócrata despreciable de reality show, ya inclusive pue que validasen el fallíu golpe d’Estáu. Trump tamién cuntó col sofitu de dellos medios de comunicación, anque importantes periódicos como The Washington Post ficieron tolo posible pa qu’un políticu con continues salíes de tonu, como cuando dixo a un manifestante que-y gustaría da-y «con una piña na cara», qu’almira a Putin y nun ve nenguna diferencia entre les sos víctimes y los héroes que morrieron en defensa de los EE.XX, nun llegare al poder. Intuyíen que separtaría a neños emigrantes de les sos families, que los zarraríen en celdes y xaules deplorables, que deportaría a emigrantes que vivieron tola vida nel país y que cumpliría la so promesa de construyir la muria na frontera con Méxicu cola xida de que tolos mexicanos son «violadores y narcotraficantes».

La escritora estadounidense Rebecca Solnit, estudiosa de la guerra civil española, va tiempu qu’alvertió que Trump yera un «cruce d’un payasu enfiláu y un posible Franco» que carez de diciplina pa ser autoritariu, pero al que-y prestaría enforma enterrar la Constitución pa convertise «nun dictador con pretensiones de que los sos fíos lu sucedieren». Nesi sentíu, el tamién escritor Mario Vargas Llosa alvirtió que los EE.XX. son un «país abondo importante y con una gravitación sobre’l restu del mundu mui grande pa tener na Casa Blanca un payasu, un demagogu, un racista, como ye’l señor Trump». Asina pues, nun choca qu’hasta’l moderáu Biden nel primer debate, cansu de que nun lu dexare falar, s’atreviere a llamalu «payasu mentirosu» con falta d’intelixencia. 

El partíu d’un políticu como Lincoln qu’abanderó’l final de la esclavitú, que lluchó escontra’l Ku Klux Klan y qu’impulsó los derechos civiles que fizo que Norteamérica fuere un referente democráticu en tol mundu, nun pue siguir sofitando a personaxes como Trump que namás puen presumir d’una «peligrosa degradación democrática». El casu ye que, si nun fuere pola mala xestión de la pandemia, too apunta qu’esti políticu déspota, autoritariu y con maneres de dictador que sofita la desigualdá, la estrema polarización política, la desvirtualización de los medios de comunicación y la llimitación de los derechos de les minoríes pudiere siguir gobernando na Casa Blanca. Ye lóxico suponer qu’otros cuatro años de trumpismu provocaríen tal espiral de crispación qu’acabaría degradando dafechu los principios sólidos democráticos nos que s’enconta la democracia norteamericana. 

Ye mui peligroso la polarización de la sociedá que fomentó la política irresponsable de Trump, que nun dulda nes sos intervenciones en recurrir a trapaceríes ya insultos nos que combina ignorancia, racismu y machismu pa salise cola suya. Los responsables del grotescu fallíu golpe d’estaú tán obligaos a rindir cuentes delantre la Xusticia y el qu’entá ye presidente de los EE.XX. habrá d’asumir tamién les consecuencies de nun aceptar la so clara derrota electoral y movilizar los sos seguidores escontra’l Capitoliu. El Partíu Republicanu ye de dalguna manera tamién culpable por sofitar a dalguién con tintes dictatoriales. De toles formes, ye sabío que na solombra hai munches más persones, asociaciones y organismos que lu ayudaron. La llimpieza y la verdá son necesaries más que nunca pa que la democracia vuelva a brillar. 

Son munches les celebridaes de Hollywood qu’espresaron el so sofitu tanto a Hilary como a Biden. Yá va tiempu que l’actor Richard Geres alvirtió que Trump, que nunca dexaría de ser un payasu, sedría capaz de convertir la política nuna auténtica «velea» si acabare viviendo na Casa Blanca. De toles maneres, nun podemos escaecenos de qu’ún de los líderes de los asaltantes al Capitoliu foi otru actor llamáu Jake Angeli, conocíu integrante del movimientu Q-Anom que, amás d’afalar la teoría conspiratoria, esparde les idees de la estrema derecha.

El problema ye que, tanto na estrema derecha española como na europea, tán medrando eses maneres trumpistes de facer política. Y asina les coses, con tal de llegar al poder pa esparder perdayuri una ideoloxía radical neoconservadora mui lloñe de los principios democráticos, estos dirixentes ensin respetu a los derechos humanos nun tien nengún reparu a llevar alantre un fraude electoral. Nun nos tienen qu’estrañar les declaraciones del presidente de Vox nes que sigue sofitando a Trump. Esmolez lo que dixo, o más bien lo que nun dixo’l vicepresidente del Partíu Popular, García Egea, que depués de la intentona del golpe d’Estáu namás dedica cuatro palabres a lo acontecío, mientres se prodiga n’afirmaciones errátiques escontra miembros de Podemos y el gobiernu. Ensin dulda, dalgo mui peligroso lleva cociéndose nos partíos ultraconservadores españoles, anque nun nos sorpriende demasiao porque na actualidá entovía estes formaciones polítiques nun son capaces a condenar los crímenes cometíos a lo llargo de 40 años pola dictadura franquista.  

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La crónica anunciada d'un intentu de golpe d'Estáu