Dejen el pezón y censuren esto

Noelia Silvosa
Noelia Silvosa EN DIRECTO

OPINIÓN

Detalle de la aplicación de TikTok para móviles
Detalle de la aplicación de TikTok para móviles HAYOUNG JEON | efe

19 ene 2021 . Actualizado a las 20:10 h.

Con la misma inmediatez con la que se pixela un pezón y se silencian las cuentas incómodas. Con esa firmeza debería actuar TikTok, el espejo en el que se miran millones de adolescentes de todo el mundo, a la hora de bloquear los perfiles más peligrosos para su jovencísimo público. Marina Yers es el nombre que sus seguidores deben anotar para darle unfollow. Tiene 21 años y 3,8 millones de personas enganchadas a su cuenta. Una popularidad que ha utilizado para exhibirse bailando con una vecina sin mascarilla. Las críticas llegaron tan pronto como ella se deshizo de su estudiada careta.

«No me la pongo [la mascarilla] porque no me sale del chichinabo. Que sí, que hay una pandemia mundial y todo lo que tú quieras, ¿pero qué te influye a ti que no me la ponga yo? Me influye a mí, me contagio yo, es mi puto problema, ¿vale?», escupió antes de poner en duda la acreditada muerte por covid de un vecino, «porque ya tenía una patología previa relacionada con la respiración».

No fue hasta que se vio acorralada por los medios cuando se decidió a publicar un vídeo a modo de arrepentimiento, indicando que todo lo había hecho «para ver cuántos de verdad respetan las reglas» y disculpándose, entre risas, por ello. Lo dicho. Las redes deberían lucir sin miedo los pezones. A la vista está que hay gente bien vestida, pero infinitamente más dañina que la sexualidad. Y a la que no se le pixela.