Los misterios del carbón en la playa de San Lorenzo

OPINIÓN

Carbón en la arena de la playa de San Lorenzo
Carbón en la arena de la playa de San Lorenzo

21 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En los años setenta del pasado siglo, los buques Manuel Yllera, Elanchove, Castillo de la Mota, EA y otros más, descargaban habitualmente en el Musel miles de toneladas de carbón, procedentes de distintos puertos extranjeros con destino a Ensidesa y otras factorías. En los aproximadamente 10 años transcurridos desde aquel tiempo hasta enero de 1986, fecha en la que embarranca el Castillo de Salas en aguas de Gijón, fueron millones las toneladas descargadas en el puerto exterior. Sin embargo, la playa de San Lorenzo no fue noticia por haber recibido grandes manchas de carbón. Fue a partir de la referida embarrancada, cuando el arenal se cubrió de grandes manchas de carbón. Las 80.000 toneladas vertidas por el buque siniestrado en la bahía gijonesa nunca fueron recuperadas del fondo marino, ni tampoco hay estudios recientes que acrediten que han desaparecido de la zona sumergida. De lo que sí hay certeza es que después de fuertes marejadas o temporales, miles de piedras de carbón, cuyos tamaños pueden estar comprendidos entre unos pocos milímetros y unos 6 centímetros, aparecen una y otra vez sobre la playa y en todas las zonas. Sus bordes están redondeados por 34 años de erosión marina. Días después retornan al lecho marino. 

¿Algún técnico en la materia se encargo alguna vez de investigar todo esto? ¿Qué ocurriría si una parte de esas piedras fuesen teñidas de un blanco o amarillo consistente? Lo más seguro es que retornasen una y otra vez a la playa confirmando el origen y la dinámica marina a la que están sometidas.

Si, simultáneamente, se tiñesen de añil otra cantidad suficiente de piedras de similar tamaño o se les colocara un chip localizador incorporado y se las arrojase al agua a pie de muelle, en la zona de ampliación de El Musel, se podría comprobar de forma científica su trayectoria.