Redacción

Va ocho décades Europa nun imaxinaba la llegada del nazismu y el fascismu, los campos de concentración, les miles de muertes y una guerra terrible. Tampoco aguardaba que nel sieglu XXI volviere medrar la estrema derecha populista qu’ataca a la democracia, mentanto dellos partíos tradicionales van escorándose pasín a pasín más a la derecha. Asina, por exemplu, nun país como Alemaña, onde’l gobiernu dende va décades tien como prioridá nes sos polítiques públiques garantizar que la verdá sobre la hestoria del nazismu nun se pierda ente mentires y rumores de los negacionistes del Holocaustu, esti branu tuvo que disolver parcialmente la unidad militar d’élite alemana por dellos escándalos sobre venceyes de dalgunos de los sos miembros cola estrema derecha. Pocos s’imaxinaron qu’una masa golpista pudiere asaltar el Congresu d'EEXX, anque fueron munches les voces que teníen mieu del camín que garraba Trump. Nesi sentíu l’ex-embaxador d'España en Washington, J. Rupérez, que vivió como diputáu’l 23-F, sintió «la mesma vergüenza», anque nesta ocasión foi’l presidente d'Estaos Xuníos y non Tejero’l que dio’l golpe. El casu ye que Trump, si nun fuere pola andancia, tenía munches papeletes pa continuar y eso conllevaba que la democracia peligraba énte les polítiques demagóxiques y el populismu.

Ello ye que n'Estaos Xuníos, con un Trump que promociona a los fabricantes estadounidenses d'armes, llogró un récord: 2020 foi’l más sangrientu en décades, llegóse a la cifra más alta de muertos en más de 20 años. La desigualdá de xéneru yá taba cuando Trump llegó a la Casa Blanca, pero dende l'entamu del so mandatu debío a la so ideoloxía antifeminista hebo un claru retrocesu pa los derechos de les muyeres. Fueron munches les midíes p’acabar cola llibertá de les muyeres que permitieron la violencia sexual y la discriminación llaboral. ¿Cómo pudo’l partíu republicanu consentir qu’un home que diz que les muyeres son n’esencia oxetos estéticamente agradables, que llevar burka ye mui fácil pa elles porque asina nun lleven maquillaxe, o que «cuando yes una estrella, les muyeres déxente face-yos cualquier cosa, polo qu’hai que garrales pol coño»? Les midíes de Trump y del so gabinete, un club d'homes blancos, llogró motivar una movilización ensin precedentes de muyeres al otru día de la so toma de posesión.

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, prediz que nel 2021 van ser les muyeres quien van solucionar la próxima crisis financiera. «La mayoría de muyeres son responsables de la economía doméstica polo que ye más probable que s'utilice pa educación o alimentación y p’actividaes que saquen a families de la probeza». A pesar d’ello, EEXX nun va tener una presidenta americana, sinón un home, Joe Biden, pero xunto a él habrá una abogada, ex-fiscal y senadora negra ya india-estaounidense, la vicepresidenta Kamala Harris, a la que so ma-y dicía: «Nun te sientes y te quexes de les coses, fai dalgo». Kamala asina lo fizo y agora va protexer a los inmigrantes indocumentaos y va tener procuru pa que baxen los impuestos de les clases medies y los trabayadores. La vicepresidenta norteamericana, que va ocupar un cargu políticu de mayor rangu na hestoria de EEXX, reconoz que nun tendría llegao onde ta si nun fuere poles activistes, y recordó a les xeneraciones de muyeres negres, asiátiques, blanques, llatines y natives norteamericanes qu’a lo llargo la hestoria abrieron camín pa que muyeres como ella llegararen al poder, polo que tán obligaes a que’l so país dea oportunidaes a tolos neños independientemente del xéneru.

Mentanto la fía del presidente saliente, Ivanka Trump, nomada por so padre asesora presidencial y qu'aspiraba a carrera política propia, describió a los manifestantes violentos del golpe d’estáu como «patriotes estaounidenses», la fía de Biden, Ashley Biden, antropóloga, anque'l trabayu social ye la so pasión, ye una muyer defensora del mediu ambiente ya interesada pol feminismu y les causes sociales. A la escontra de los negocios d’Ivanka Trump, l'oxetivu de la empresa de la fía de Biden ye social: «una compañía de ropa informal con conciencia ética y social, inspirada pola xente común y estraordinario» que dona parte de les sos ventes. Per otru llau, la tercera esposa de Trump, la ex-modelo Melania Trump, que llegó a plaxar parte d’un discursu de Michelle Obama de 2008, defínese como una muyer mui tradicional y devota de la so familia. Nel cabu opuestu ta Jill Biden, que se caltuvo al marxe de la carrera política del so home y nun renunció al so trabayu como profesora. Con una infancia que se desenvolvió nos suburbios de Filadelfia y que buscó empléu dende los 15 años pa poder tener la so propia independencia económica, Jill representa a una muyer feminista que nun se conforma con ser una obediente y tradicional primera dama qu'acompaña al so home a tolos actos públicos.

El casu ye qu’una analista política de la BBC describió la llegada de Biden «como una relaxante música de jazz depués de la música heavy metal a tou volume y de contino demientres el mandatu de Trump». Lo que nun suponía nin ella, nin casi nadie, ye qu’esa música fuere a desatar la llocura de los sos siguidores nel Capitoliu, que llevó al chuscu golpe d’Estáu qu’acabó con cuatro muertos y que pudo ser una masacre.

Pues eso, el nuevu presidente Biden, rodeáu como ta de muyeres feministes, ecoloxistes y que lluchen pola inclusión, va llograr un panorama nuevu ya illusionante n’EEXX, y dende llueu nun nos referimos namás a la música.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Una relaxante música de jazz