Google, la universidad y el conocimiento

OPINIÓN

Un estudiante siguiendo una clase online.
Un estudiante siguiendo una clase online. Universidad de Oviedo

30 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las elecciones al rectorado de la universidad llariega son rutinarias, pero por un rato fijarán nuestra atención en la institución y su desconcierto. Llamó la atención que Google empezara a organizar unos cursos baratos y rápidos cuya certificación tendría para la multinacional la misma validez que los caros y largos títulos universitarios. Lo interesante no es el impacto de esas certificaciones exprés y low cost que va a expedir. Después de todo, se refieren solo a tres áreas de tecnología digital.

Lo interesante es que Google reta y en cierto modo desenmascara genéricamente a la universidad. Google proclama al ancho mundo que en seis meses y con cuatro duros se puede formar con alta cualificación a la gente y que, por tanto, los interminables años de carrera universitaria y el dineral que cuesta recorrerlos, o son una gigantesca disfunción, o un monumental camelo. Y además no puede estar vendiendo humo ni diciendo simplezas de ignorante. Google pretende contratar y pagar altos salarios a quienes se formen en esos cursos. Deben estar seguros de lo que dicen.

En realidad, no estoy seguro de si Google ataca a la universidad o involuntariamente la reivindica, reduciendo al absurdo aquello que la socava. La enorme concentración de recursos de investigación y conocimiento de las universidades hace inevitable su relación con profesiones y procesos productivos. Es evidente que lo que se aprenda en la universidad tiene que tener efectos en las profesiones que se ejercen después. Y es evidente que lo que se investiga en la universidad tiene que tener resultados tangibles en la vida social y económica de la sociedad que la financia. Siguiendo con las evidencias, la universidad tiene que organizar su investigación en proyectos evaluables con vínculo con las empresas y las estructuras sociales. El problema de las verdades a medias es que, como son verdad, pasan fácilmente por verdades completas y desfiguran los hechos.