Gregorio Pérez y Pedro Pidal apoyarían la Travesera

OPINIÓN

01 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Corría el año 2004, y se cumplían entonces 100 años de la primera ascensión al picu Urriellu por parte de Gregorio Pérez de María y Pedro Pidal. Una efeméride esencial, porque aquella gesta no fue únicamente el germen del alpinismo español. Fue el comienzo de una nueva Era en la relación de la Humanidad con la naturaleza y el medioambiente.

Gregorio y Pedro habían hecho mucho más que Historia. Habían demostrado al mundo que desde una España empobrecida y llena de desigualdades en relación a sus vecinos europeos, se podía hacer expugnable lo hasta entonces inexpugnable. Con coraje, valor, inteligencia, entrenamiento, conocimiento del medio y patriotismo.

Gregorio y Pedro demostraron al mundo que cuando se trata de un desafío total, no existen las clases sociales, solo cuenta la bondad, solidaridad y espíritu de equipo. Ellos no fueron en aquel momento un humilde pastor y un señorito de la alta sociedad de la época. Fueron una cordada de dos, una expedición al límite, dos compañeros montañeros en busca de un sueño.