A vueltas con la toma del Capitolio: perfil financiero y emocional de los asaltantes

Cristina González

OPINIÓN

Asalto al Capitolio de Estados Unidos
Asalto al Capitolio de Estados Unidos MICHAEL REYNOLDS

16 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El proceso de impeachment de Donald Trump, que acaba de concluir con su exoneración, ha obligado a Estados Unidos a repasar las imágenes de los violentos acontecimientos del día 6 de enero. Muchos americanos, asustados por la fealdad física y moral del asalto, han vuelto a reflexionar sobre la naturaleza de los asaltantes.

Aunque los seguidores de Trump son un grupo muy variopinto, que incluye la derecha económica tradicional y la derecha religiosa radical, su núcleo duro es la derecha desafecta, compuesta principalmente por blancos sin estudios universitarios. Hay bastantes publicaciones sobre este grupo social, que, descontento con su falta de perspectivas en la economía del conocimiento, les echa con frecuencia la culpa de sus problemas a las minorías étnicas y a los inmigrantes. Por eso, en sus filas abundan los supremacistas blancos. Parece que los que participaron en el asalto al congreso pertenecían sobre todo al sector más radicalizado de la derecha desafecta.

Un ejemplo representativo de los asaltantes es la vecina de San Diego, California, Ashli Babbitt, que fue abatida por la policía cuando intentaba entrar por una ventana en una zona restringida dentro del Capitolio. Babbitt era una persona con problemas financieros y emocionales. Tras pasar catorce años en las fuerzas aéreas, donde tuvo conflictos con sus superiores, volvió a la vida civil, pero no encontró fácil acomodo. Primero trabajó como guarda de seguridad en una planta nuclear y luego abrió un negocio de equipo para piscinas, pero éste no fue bien y tuvo que pedir un crédito. Como no devolvió el dinero, la compañía de préstamos le puso un pleito y el juez determinó que debía pagarle $71.000, lo que la puso en una situación muy difícil. Babbitt, cuya vida sentimental era inestable, había asaltado a la antigua novia de su segundo marido, la cual llevó con éxito el caso a los tribunales.