«Váyase, señor Casado»


Como si viviera atrapado en un Cuento de Navidad, a Pablo Casado se le aparece de vez en cuando el fantasma de las elecciones pasadas, léase José María Aznar. Después de despacharse a gusto en la tele —qué le han hecho a mi partido, Dios mío— el campeón de abdominales llamó a Casado para recordar la primera victoria del PPGate en unas generales. No está el exdiputado por Ávila como para andar rechazando invitaciones, y menos de un hombre capaz de hablar catalán en la intimidad. Esta foto fue tomada en el evento. Casado mira hacia la izquierda, donde obviamente no hay nada que despierte su interés, y el perro del hortelano, o sea Aznar, hacia la derecha y más allá. Está escrito que no le gusta lo que ve, de ahí que frunza el ceño y levante no uno, sino los dos dedos índices, como si fuera a reinterpretar su histórico mantra, ahora en plan «váyase, señor Casado». Entre la bilis del uno y el periplo errático del otro, podría decirse que «estamos trabajando en ello».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«Váyase, señor Casado»