Es una satisfacción ver que asuntos como la salud mental y la eutanasia hayan conseguido el foco de atención de los medios de comunicación porque es importante hablar de temas cuyo objetivo no es otro que mejorar la situación de las personas. Prevenir y curar a quienes pasan por situaciones muy angustiosas y avanzar como sociedad permitiendo por ley que una persona, sin posibilidad de curación y en circunstancias concretas, pueda tener autonomía para dar fin a su vida de manera digna, son pasos adelante por los que debemos celebrar que estamos a la altura de las circunstancias. Es una pena que haya un sector del espectro político que se autoexcluya a votar a favor de conseguir conquistas sociales, pero sinceramente no me es inesperado y me importa mucho más que la mayoría hemos ganado otra vez la batalla al ruido, a la crispación y a la falta de humanidad. 

Las malas noticias sanitarias vienen por el parón con la vacunación de AstraZeneca después de la notificación de algunos casos de trombosis venosa cerebral. Aunque la Agencia Europea del Medicamento dijo ayer que es eficaz y segura, la Ministra de Sanidad ya había manifestado que se debe estudiar más a fondo lo ocurrido para confirmar que no hay una relación directa y que solo ha sido una coincidencia temporal. Por otra parte, hay que estar atentos ante el incremento de los contagios con festivos por el medio en algunas comunidades autónomas (por San José este fin de semana y en 15 días en todo el país por Semana Santa). Ojalá no haya mayores contratiempos inesperados que ralenticen la velocidad en acabar con esta pandemia.

La Región de Murcia continuará estando gobernada por el PP gracias a los tránsfugas y a los ex diputados de Vox, que no han desaprovechado la ocasión para exigir el lamentable pin parental que defienden. La jugada de Arrimadas ha sido desastrosa para los intereses de Ciudadanos. No son pocos los dirigentes que van dejando cada día que pasa el partido, y habrá que ver si las elecciones en Madrid terminan por saltar por los aires a la formación naranja. Quien ha sorprendido a más de uno ha sido Pablo Iglesias (a Isabel Díaz Ayuso le ha venido de perlas para reforzar su mensaje más ultra contra la izquierda), cuyo ofrecimiento para salvar los muebles de la candidatura de Unidas Podemos se ha encontrado con el portazo de Más Madrid a ir en coalición. Su salida del Gobierno de Pedro Sánchez aupará a Yolanda Díaz como nueva cara principal del partido morado. Queda saber si habrá más sorpresas inesperadas o si el culebrón se quedará en Madrid.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Inesperado