La historia como elemento de unión

OPINIÓN

19 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La historia, como la mejor de las frutas, no precisa condimentos para, al ser consumida, aportar todos sus bienes.

Tenemos derecho a que nuestra historia nos sea mostrada de forma objetiva. Una sociedad, asentada en una democracia madura, no precisa falsas tutelas que esconden razones ideológicas para interpretar lo acontecido en el pasado.

La negativa de muchos de nuestros representantes políticos a sacar la historia de la zafia confrontación en la que hoy se desarrolla el debate político genera una interpretación errónea que provoca división y situaciones absurdas.

Y para absurda la situación que vive estos días la ciudad de Oviedo.

Como ya casi todos sabemos -la noticia ha saltado a las páginas e informativos de toda España- hace unas semanas el Gobierno Municipal (PP-C’s) de la capital del Principado mandó que se repusiesen las placas con sus antiguas denominaciones a diecisiete calles que durante el pasado mandato municipal habían sido modificadas, en supuesta aplicación de la Ley de Memoria Histórica, por el entonces Gobierno Municipal que integraban PSOE, Podemos e IU.