Florentino Pérez en el comedor social


Si se le llega a dejar, esta gente, Florentino and co., empieza montando una Superliga de fútbol vedada a clubes con poca dote que ofrecer y acaba prohibiendo participar en las elecciones a los partidos políticos con escasas opciones de gobernar. Es su concepto de la democracia, a la que Los ricos también lloran quiere desalojar de los campos de fútbol a patadas en las espinillas. Digamos que no contento con los camarones y el chuletón, Florentino and co. quería entrar a saco en las cocinas económicas de este país para zamparse hasta las raspas de las sardinas con la coartada de estar bajando en la lista de megamillonarios, lo cual, basta contemplar su rostro en este fotograma, parece que no le deja dormir bien. El «estamos todos arruinados» suena demasiado a zambullida matutina del tío Gilito en la piscina inundada de monedas. Ser rico no es delito per se, pero cuando uno es rico y tiene el vicio de la gula un poco-bastante sí lo es.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Florentino Pérez en el comedor social