El embajador durmiendo en su coche

Yashmina Shawki
Yashmina Shawki CUARTO CRECIENTE

OPINIÓN

TOBY MELVILLE | Reuters

22 abr 2021 . Actualizado a las 08:47 h.

Desde el inicio del golpe de Estado en Birmania, el 1 de febrero, el país ha ido sumiéndose en una espiral de violencia sin fin. Si inicialmente los militares que tomaron el poder y arrestaron a los principales líderes políticos mantuvieron una apariencia de moderación, frenando las manifestaciones de protesta con contención, a medida que el descontento ha ido aumentando también lo ha hecho la contundencia de las represalias. Los militares no están por la labor de dar marcha atrás, tal y como se pudo comprobar con el discurso de su líder, el general Min Aung Hlaing, el 27 marzo. Un día en el que los militares mataron a 100 personas, incluyendo a niños, no solo en las calles durante las protestas, sino entrando en los domicilios particulares. Y un desfile al que acudieron representantes de algunos de sus vecinos y aliados más importantes: Rusia, China, India, Pakistán, Bangladés, Vietnam, Laos y Tailandia. Son precisamente los dos primeros los más reacios a condenar el golpe de Estado en el Consejo de Seguridad de la ONU. Tanto Rusia como China tienen intereses en la región, donde también disputan su capacidad de influencia con los Estados Unidos.

Pero, si ya creíamos haberlo visto todo, lo acontecido hace unos días en la capital británica roza lo esperpéntico. El embajador de Birmania en Gran Bretaña, Kyaw Zwar Minn, se vio obligado a pasar la noche en su coche al habérsele negado el acceso a su residencia por parte del agregado militar. Una forma humillante de ser cesado. El ahora ex embajador, afín a la premio Nobel Aung Saa Suu Kyi, solicitó ya en marzo al Gobierno británico la liberación de la líder birmana, así como su condena al golpe de Estado y los más de 600 muertos ocasionados por los militares. Los diplomáticos se deben al gobierno que los nombra pero, como personas, se deben a su conciencia, algo que, como se ve, casa mal con los golpes de Estado.