Cien años del hallazgo de la insulina


Este año se conmemora el centenario del descubrimiento de la insulina, ya que, en 1921, los investigadores canadienses Frederick Grant Banting y Charles Best consiguieron aislar insulina del páncreas de animales para tratar a una perra diabética, logrando la reducción de los niveles de glucosa en sangre.

La insulina es una sustancia química natural (una hormona) producida por el páncreas, que sirve para controlar los niveles de glucosa en sangre. Interviene en el metabolismo de la glucosa, induciendo su transformación en glucógeno (en el hígado y en los músculos), reduciendo así su concentración en sangre.

La diabetes aparece cuando el páncreas no produce insulina o cuando la insulina producida no es suficiente o no actúa adecuadamente. En esa situación, la glucosa (el combustible de nuestro cuerpo) no puede penetrar en las células para nutrirlas.

La diabetes tipo I (insulinodependiente) se produce cuando no existe prácticamente insulina. La solución del problema pasa por inyectarse periódicamente insulina.

La insulina que necesitan los diabéticos se fabrica en los laboratorios mediante técnicas de ingeniería genética, dado que se conoce la secuencia de aminoácidos que constituyen la proteína insulina, formada por dos cadenas de 21 y 30 aminoácidos.

Una vez más, la química se convierte en una disciplina benefactora de la humanidad. Actualmente se buscan otros procedimientos para suministrar la insulina necesaria, sin necesidad de inyectarla.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Cien años del hallazgo de la insulina