Cualquier tiempo pasado

OPINIÓN

20 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No creo que el pasado sea un lugar mejor, y no siento ningún interés por hacer la mili o vivir como un paria. No siento esa nostalgia. 

No desprecio el pasado, ni abogo por el olvido. Me gusta analizarlos desde la distancia pero con consciencia. El conocer las duras historias del pasado de mi familia me ha servido para forjarme como persona, aunque nunca he sabido si de forma totalmente consciente. A mis abuelos, a mis padres y sus hermanos, les habría gustado vivir mejor de lo que vivieron buena parte de sus vidas. He conocido sus historias a lo largo de los años, un puzzle que ha ido encajando en mi mente poco a poco. Cada pieza es una anécdota terrible o hilarante, en mi familia no hay muchos grises, y en cualquier caso quizá son los únicos géneros de historias que merecen recordarse. Por lo tanto, estas historias no son historia por sí solas al ser necesariamente sesgadas, y solo son historia cuando encajan en un puzzle mucho más grande. 

El ser consciente de la dureza de sus vidas o de mi propio pasado es lo que hace que me causen rechazo los ejercicios de nostalgia. No quiero que se repitan vidas a medio gas de gente caminando sobre un alambre oxidado toda su existencia. Y sé que antes era más frecuente vivirlas así.