Los pasados del PP y sus presentes continuos

OPINIÓN

María Dolores de Cospedal, este miércoles, a su salida del Congreso, adonde acudió para declarar ante la comisión Kitchen, a pesar de que su comparecencia había sido aplazada
María Dolores de Cospedal, este miércoles, a su salida del Congreso, adonde acudió para declarar ante la comisión Kitchen, a pesar de que su comparecencia había sido aplazada Juan Carlos Hidalgo

05 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Rachel, la replicante de Blade Runner, descubre con desolación que no es humana sino un androide, que todos sus recuerdos son un implante de memoria y que ella existe desde hace solo unos meses. Casado la envidia y la imita. Para él, el pasado del PP no tiene nada que ver con el PP, es como un implante de episodios ajenos. Ahora descubrimos que Cospedal es pasado y no tiene nada que ver con el PP, a pesar de que fue quien le dio a Casado la presidencia del partido. Cualquier día Casado descubrirá que su elección como presidente del PP es cosa de un pasado ya superado. Lo bueno del PP es que eso no le impediría seguir siendo presidente del partido. La mayoría de los ministros de Aznar fueron imputados y condenados, algunos por delitos muy graves. Puro pasado.

La etapa de Rajoy también se va cayendo a cachos en los juzgados. Esto no es como Podemos, al que siempre se le acusa de poco y todo acaba siendo nada. Al PP se le acusa de mucho y todo acaba siendo más y peor, a pesar de su grosera invasión política del poder judicial. Todo es pasado, pero eso no impide que Aznar o Esperanza Aguirre pinchen y corten y salgan en la foto como mentores y guías. Esa suerte tiene que Casado. La imputación de Cospedal convierte su elección como líder del PP en pasado remoto, pero eso no le quita el liderazgo. No hay forma de renunciar a su corrupción pasada sin convertir al PP en un huérfano, porque los delitos y golferías fueron sistémicos en su funcionamiento y estructura.

Pero el PP no es ningún huérfano. Casado suele mentir con esa desvergüenza que nos hace sentir que el mentiroso nos toma por bobos. Nada distrae más del presente que dar por pasado y zanjado lo que tienes delante de las narices. No hay razón para no pensar que lo que está ocurriendo ahora mismo no será el próximo pasado superado en la próxima etapa del partido. Lo de Cospedal y todo lo demás no es pasado sino presente continuo. Los supuestos cierres de los pasados del PP siempre fueron retóricos y desganados. El franquismo original de la derecha es presente continuo. Esos orígenes están presentes cuando se habla de los nombres de las calles, cuando se clausura el homenaje al dictador en el Valle de los Caídos o cuando los fachas quieren reproducir en la escuela aquella escenografía cutre patriotera recargada de himnos y banderas de la España franquista.