El enigma de la Plus Ultra

Fernando Ónega
Fernando Ónega DESDE LA CORTE

OPINIÓN

Pedro Aragão

27 jul 2021 . Actualizado a las 09:30 h.

Cuando el Gobierno va por un lado, una jueza por otro y el Tribunal de Cuentas por un tercero, es natural que se produzca una sensación de caos. Si, además, la información se basa en suposiciones y la oposición trata el asunto como caso de corrupción, la sensación de caos se convierte en caos clamoroso. Es lo que ocurre en el oscuro caso del rescate a la compañía de aviación Plus Ultra.

El Gobierno asegura que ese se hizo con todas las garantías legales. Una jueza de instrucción de Madrid paralizó cautelarmente durante cinco días la segunda entrega de dinero, que se debería efectuar pasado mañana. El Tribunal de Cuentas archivó la investigación de Plus Ultra porque el dinero concedido no perjudica a las cuentas del Estado. Y la sospecha de trato de favor, con Venezuela por medio, está en el mensaje del PP, de Vox y Ciudadanos, hasta el punto de que algún comentarista llegó a plantear si Plus Ultra podría ser la causa oculta del cese de José Luis Ábalos.

Ayer se conoció la decisión del Tribunal de Cuentas. Para un catalán secesionista será una más a añadir a su memorial de agravios, aunque no tenga razón. Y para muchos ciudadanos la sorpresa es que la ayuda económica no es a fondo perdido, sino un crédito normal y corriente. Si esto es así, la polémica no se agota, pero se centra en otro perfil: la celeridad del Gobierno para dar ese crédito, mientras sectores enteros sufrieron pérdidas gigantescas sin que hayamos visto la misma rapidez administrativa.