El alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, y el primer teniente alcalde, Nacho Cuesta, en una rueda de prensa
El alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, y el primer teniente alcalde, Nacho Cuesta, en una rueda de prensa J.L.Cereijido | EFE

10 sep 2021 . Actualizado a las 08:46 h.

A lo largo de nuestra vida ocurren muchas cosas. En ese tránsito que va desde que nacemos hasta que nos morimos tomamos decisiones difíciles, cometemos errores pequeños y enormes y también, en algún caso, la suerte nos da un respiro y nos anima a seguir adelante. Lo que peor podemos hacer es mentir, y además hay que tener claro que a veces esa actitud no solamente nos perjudica a nosotros mismos, sino al conjunto de la sociedad. Podemos poner a modo de ejemplo lo que ha pasado con la denuncia falsa de una persona que dijo haber recibido una agresión homófoba en Malasaña por parte de ocho encapuchados. Esta situación es puntual, y hay que remarcarlo así, porque hay otros 743 casos que sí han ocurrido este año y no pueden quedar impunes.

Lo malo es que el daño está hecho, y algo así solo le sirve de ayuda a quienes aprovechan cualquier oportunidad para introducir su discurso contra el colectivo LGTBI, queriendo confundir que defienden que se cumpla la presunción de inocencia cuando realmente son ellos mismos los primeros que se la saltan contra colectivos que no son de su agrado (como los inmigrantes). 

Hoy comienzan las fiestas de San Mateo. Sin duda la COVID-19 sigue marcando nuestras vidas y no se podrá hacer todo lo que nos gustaría, pero es nuestro deber preservar la salud de todas y de todos y, por tanto, se han de cumplir unas reglas para evitar la propagación de los contagios. El bipartito ha tomado la decisión este año de poner en marcha un nuevo modelo con una visión claramente mercantilista y ajeno totalmente a la participación ciudadana.