Prohibido dar tus contraseñas

OPINIÓN

Pixabay

14 sep 2021 . Actualizado a las 09:09 h.

El lenguaje lo es todo. Contraseña: seña secreta que permite el acceso a algo, a alguien o un grupo de personas antes inaccesible. Así define la palabra la RAE. Y así debemos de intentar siempre que siga siendo: secreta. Solo para nuestros ojos. La Voz ha venido contando cómo las ciberestafas son los delitos más denunciados en las comisarías. Nadie está a salvo.

Los malos siempre van por delante. Se conocen de memoria los pasos que damos en un teclado, en el móvil, en cualquiera de las pantallas que dominan nuestras vidas para hacer un pago, realizar una transferencia o comprar algo. Tienen muy estudiado el camino a seguir para dejarte sin tus ahorros en un abrir y cerrar de ojos.

Los consejos policiales son importantes. No facilites jamás tus datos a terceros. No de fíes cuando te meten prisa. Cuando te mienten al explicarte que te están robando y que necesitan ya tus contraseñas. Nunca compres lo que te ofrecen regalado y para lo que te obligan a facilitar las datos de tu cuenta. Tus datos son solo tuyos. Enfría la mente cuando los cacos te la intenten calentar. Son desoladores los testimonios que han ido apareciendo en las páginas de La Voz. Personas normales y corrientes, como tú y como yo, que creyeron que les estaban ofreciendo la solución y, justo, les estaban pegando el cambiazo, de toda la vida, pero ahora por ordenador, por móvíl, a través de esas pantallas que nos facilitan la vida, pero que también nos las pueden complicar en una décima de segundo si pinchamos en un enlace sospechoso. Ojo, los malos imitan cada vez mejor los pasos de una operación normal. La clave es comprar siempre en lugares contrastados. Y no creer al que te llama a toda prisa y se hace pasar por quien no es para que le leas los códigos de seguridad que te envían al móvil.