Una economía digital

José M. Fernández

OPINIÓN

María Pedreda

18 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La tecnología de la información emplea hoy a miles de personas en Asturias. Mientras mirábamos para el carbón y hormigónabamos medio paraíso natural, el futuro se convirtió en presente y la economía de lo virtual, de la nube, de los datos se ha convertido en algo absolutamente real y tangible.

Google, microsoft, facebook son transnacionales con una enorme importancia económica. Pero no solo tenemos que fijarnos en los cinco grandes. Zoom ha superado los 100.000 millones de euros de capitalización bursátil solo haciendo videollamadas. Dropbox cobra por almacenar nuestros datos y apareció en bolsa en 2018 con un capital superior a los 11.000 millones de dólares.

La mayoría de las empresas que dominan el mercado no son europeas. En España, y Asturias en particular, parece que solo podemos aspirar a que uno de los big tech ponga un almacén en nuestra tierra. Es cierto que hay ejemplos muy meritorios de gente que está trabajando aquí construyendo empresa y conocimiento. Así como iniciativas públicas que están ayudando a que no nos quedemos del todo atrás. Pero, precisamente por eso, es necesario que Asturias ponga el foco en la economía de las tecnologías de la información. Hay una importante concentración de personas capacitadas y un tejido empresarial y asociativo que debería ayudar a que Asturias exista en el nuevo mundo económico.