¡Válgame Dios!: una ley «comunista»

Fernando Salgado
fernando salgado LA QUILLA

OPINIÓN

Fernando Alvarado | Efe

07 oct 2021 . Actualizado a las 08:56 h.

Da igual lo que diga el acuerdo entre los socios del Gobierno. Da igual lo que diga el proyecto que se apruebe en Consejo de Ministros. Da igual el debate, las enmiendas y las modificaciones que introduzca el Parlamento. Da igual el texto definitivo que se plasme en el BOE. La non nata ley de la vivienda es -será- una ley comunista. Es -será- un atentado contra la propiedad privada. Es -será- inconstitucional. No será aplicada donde gobiernan los míos. Todo eso dice Pablo Casado, quien aboga por un aborto terapéutico: la hidra comunista hay que extirparla incluso antes de la cópula. En esta nueva guerra todo vale, también la falacia o engaño burdo: hacerle decir al proyecto en ciernes lo que el acuerdo no dice:

«Si tú tienes un piso con una hipoteca porque has ahorrado durante toda tu vida para dejárselo a tus hijos», no puede ser que «el Gobierno te diga a qué precio lo puedes alquilar».

Casado hace trampas de trilero. La cuestión que plantea el pacto bipartito sobre la vivienda es otra radicalmente distinta:

Si tú tienes diez pisos o más -el líder escamoteó nueve-, eres una persona jurídica -un banco, una sociedad, un fondo de inversión...-, y además los tienes en zonas que las comunidades autónomas consideren «tensionadas» por la incesante subida del alquiler, ¿deben regularse o no los precios para poner freno a su escalada?