Siempre en guardia, en memoria de Tanti

Adrián Arias Mieres | Xana Reyes Fernández

OPINIÓN

23 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Quienes tuvimos la suerte de conocer y vivir un ratito de su apasionante paso por este mundo, sentimos hoy una mezcla extraña. Por un lado una tristeza enorme por no tener ya entre nosotras a un imprescindible, a un dirigente que estaba allí donde estuviera la lucha contra la injusticia y la defensa de la clase trabajadora. Por otro, la satisfacción por lograr por fin despedir a nuestro compañero como se merece, con un sentido homenaje en el barrio que le vio luchar día a día desde que llegó a Xixón. Constantino Hevia Coto, más conocido por todas como Tanti, era un todoterreno de los que ya pocos quedan.

Sindicalista, dirigente vecinal, militante durante toda su vida. No una persona acrítica, que se deja llevar por la marea. Tanti tenía siempre una militancia consciente, defendía con vehemencia sus ideas, pero también sabía de la importancia que tiene la cohesión y la honestidad. Conceptos extraños para estos tiempos líquidos de la política y la lucha social, aunque Tanti siempre nos enseñaba aquello de «firmes en los principios, pero flexibles en las formas».

Nosotras, que conocimos a Tanti siendo jóvenes comunistas, algunas militando aún en la Unión de Juventudes Comunistas de España, a la que el propio Tanti había pertenecido y de la que se enorgullecía, no podemos habernos sentido más afortunadas de lo que aprendimos con su ejemplo. Y hablamos en un amplio plural, porque como nosotras, muchas otras camaradas jóvenes tuvimos en Tanti a un profesor de la lucha, plebeyo, de barrio, socarrón y siempre con esa media sonrisa dibujada en la cara.